Esta opción restablece la página de inicio de Radio Comunicativa de Ovallea restauración de reproductores cerrados y las categorías.

Reset Radio Comunicativa de Ovalle homepage

Las filtraciones de agua que complican a propietarios de barrio residencial en Ovalle


De acuerdo a residentes del conjunto Parque Inglés, algunas de las viviendas deben lidiar con constantes filtraciones, las que pese a ser reparadas por la constructora continúan originándose, afectando así la calidad de vida de las familias. En tanto, desde Prodelca S.A confirmaron que tienen ingresados al menos 32 reclamos y que frente a eso, “estamos maximizando nuestro trabajo por entregarles una atención de post venta satisfactoria”.

En septiembre de 2017, Valery Olivares y su familia invirtieron dinero para cumplir el sueño de la casa propia. Ese mes adquirieron una casa en la etapa 3 del sector residencial conocido como Parque Inglés, ubicado en la parte baja de Ovalle. El factor “entrega inmediata” fue determinante en la compra.

También lo que motivó el traslado de la familia desde La Serena a Ovalle fue la compleja condición de salud del hijo de cuatro años de edad.

“Compré la casa  porque antes vivíamos en La Serena muy cerca de la playa y mi hijo es alérgico respiratorio, entonces el clima de allá le hacía pésimo. Cuando íbamos a Vicuña él mejoraba considerablemente. Como soy de Ovalle decidí volver para que mi hijo se mejorara”, recuerda Olivares.

En diciembre de 2017 se mudaron y todo marchaba bien, hasta que con el paso del tiempo se dieron cuenta que había problemas en la vivienda nueva. “La primera filtración fue como a los 5 meses de haber llegado a la casa. Ahí se filtró el baño de mi dormitorio matrimonial. Llegamos a la casa y estaba toda la zona de la logia mojada. No sabíamos lo que había sido, de hecho pensamos que se había dado vuelta una botella con agua o que mi perro podía haber orinado. Nunca nos imaginamos que podía ser una filtración, nunca habíamos escuchado del tema”, afirma la propietaria.

Después se dieron cuenta que el medidor continuaba corriendo pese a que las llaves de paso estaban cortadas. “Ahí nos metimos a la página de internet de la constructora y vimos que tenían post venta, entonces solicitamos el primer requerimiento. Esa primera vez lo solucionaron súper rápido”, dice. El problema fue que transcurrieron cerca de 6 meses y volvió a reportarse la falla.

“Desde ahí todas las filtraciones han sido reiteradas. Por ejemplo, en la zona de la logia he tenido cinco. Había puesto cemento, cerámicas, pero me han tenido que hacer hoyos con una máquina, que además mete mucho ruido. Me han tenido que dejar roto el patio un montón de tiempo, y yo tengo un hijo que corre riesgo ante esos socavones”, menciona, además precisa que por estos días continúan los problemas en su logia.

Producto de la constante humedad a la que se ven expuestos por las filtraciones en la casa, el hijo de la familia se mantiene con una alergia respiratoria crónica. “Está con una bacteria en la nariz producto de esa humedad. Está con tratamiento antialérgico, con salbutamol, con medicamentos. Mi hijo todos los días vive con la vía área superior respiratoria inflamada”.

Olivares declara que actualmente ella tiene un embarazo de 35 semanas, por lo que ha venido gestionando con la constructora desde el 18 de abril un arreglo en su baño de visitas. “Esta filtración es tan grande que hasta la cerámica está deteriorada”. Al mismo tiempo añade, que han sido al menos 4 las veces en que se le ha sido cambiada la pared de su casa.

Confidencia que la fecha que le impusieron para reparar, es coincidentemente, el día en que nacerá su hija. “Tan poco es el grado de flexibilidad, que no priorizan que no pueden reparar cuando nazca un bebé”, expresa.

Una vez que tenga a su recién nacida, no sabe muy bien lo que hará para mantenerla alejada de la humedad imperante en la casa. “Lo más probable es que se va a generar un gasto. Estoy buscando arriendo. Ellos (empresa) no responden por ejemplo, por gastos médicos, por daño emocional, por el estrés que estoy sufriendo en este momento. No puedo armar la pieza de mi hija porque da hacia el baño que tengo húmedo, está mojado entero, la pared y la cerámica llena de hongos”.

Lo que le llama la atención es que pese a que su baño ha sido reparado al menos cuatro veces, el problema persiste.  Mientras que calcula que han sido cerca de once las filtraciones que la empresa le ha reparado.

En cuanto al accionar de la empresa frente a los reclamos, ella señala, que es de, “total indiferencia”, y añade que en su experiencia general ha sido engorroso poder contactarse con representantes.

Ha sido tal el malestar de los afectados, que el pasado viernes 3 de mayo decidieron manifestarse e interrumpir el tránsito vehicular en el sector de la costanera de Ovalle.

“La manifestación fue para que se sepa que nos están estafando y engañando. La casa propia es un sueño y uno piensa en llegar ahí y que todo esté bien, y en las nuestras nada lo está”, dice Luis Cortés, uno de los afectados.

Él es propietario desde hace cuatro años en la segunda etapa de Parque Inglés y cuando llevaba un año viviendo en su casa propia empezó a percatarse del problema. Él afirma que las filtraciones actualmente están ocurriendo también en la tercera y cuarta etapa.

“Estas casas traen unas cañerías que son plásticas, que son de un material que se llama PPR. Hasta el día de hoy desconocemos si lo que está sucediendo es por una mal trabajo ejecutado o por mala calidad del producto”, afirma.

Ha contabilizado que en su casa ha sufrido un total de 18 filtraciones, “ése es también el promedio que han sufrido todos los afectados”, aclara. Al mismo tiempo añade que serían aproximadamente cerca de 80 las viviendas con dificultades.

Cortés comenta que aún están en el plazo para solicitar reparaciones en post venta, sin embargo, el proceso no los ha dejado del todo satisfechos. “La constructora nos atiende pero lo hace de una manera muy ineficiente, por ejemplo, programan fechas de visita pero no llegan en el momento acordado, tampoco en la hora que dicen, y la gran mayoría de los propietarios trabaja, entonces es tiempo perdido. Eso sucede recurrentemente”.

Por otro lado, cuenta que las soluciones ejecutadas son momentáneas ya que el problema continúa sucediendo, “ellos parchan una filtración y al día siguiente ésta revienta ahí mismo o un poco más allá”.

Lo que lamenta es que las casas – que son nuevas y en promedio su valor supera las 2 mil UF – se han ido deteriorando considerablemente en cimientos, pisos, paredes y estructura en general.

“Jamás ha venido un representante de la empresa (constructora) a hablar con nosotros, nunca nadie ha dado la cara ni nos ha enviado un correo explicándolos. Solamente el capataz de la construcción, que está encargado de post venta, ha dado la cara pero no puede responder a toda la demanda de trabajo que tiene”, sentencia.

Recuerda que el año pasado desde la empresa le contaron que se instalarían cañerías de cobre,  y de hecho reconoce que en su casa se procedió  dicho cambio, pero sólo se ha ejecutado un 30% de aquello. “Sólo han cambiado como en 5 casas al 100%, y en ellas se solucionó el problema”.

Por otro lado, un punto no menor en esta problemática son las estratosféricas cuentas de agua que han recibido, “hay algunas boletas de un millón y medio de pesos (…) Además hay agua que se está perdiendo y estamos en una zona de escasez hídrica”.

En este momento evalúan los pasos a seguir. “Nos estamos organizando. Vamos a tratar de hacer una demanda colectiva en Sernac, tenemos que tener más de 50 demandantes. También estamos analizando hacer una demanda con abogados particulares”.

Pablo Carmona es propietario de una vivienda en la segunda etapa. “Son casi dos años los que llevamos con filtraciones en las casas. La pared de mi baño la han desarmado 7 veces por eso (…)”, expresa.

Dice que su logia está “prácticamente destruida” y que el medidor de agua no para de correr, de hecho a comienzos de este mes llamó a la empresa sanitaria, y ellos le comentaron que hasta ese momento ya acumulaba la insólita cifra de más de 800 metros cúbicos consumidos, “me dijeron que superaríamos el millón y medio de pesos cuando se tomara la lectura el próximo 24 de mayo”.

Frente a la respuesta de la constructora, declara, “se la han llevado con puros comunicados (…) Dicen que están haciendo valer las garantías y los tiempos. Pero no hacen nada concreto”.

María Santander es otra de las propietarias que aseguran tener problemas, ella reside en la segunda etapa y dice que el problema se hizo evidente el año pasado luego que la empresa sanitaria alertara sobre una presunta fuga a raíz de un sobreconsumo en las boletas.

“La empresa  (constructora) cumple pagando las deudas millonarias de agua, pero eso pasa cuando uno tiene encima el corte en trámite. Se pasa malos ratos llamando, es engorroso”, señala.

Lo otro que reconoce es que, si bien se cumple la garantía, el problema radica en el cómo efectúan dicho cumplimiento, “el trabajo en sí es defectuoso y es poco pulcro, queda todo manchado, desnivelado (…) Todo queda como si uno hubiera comprado una casa usada, no una nueva”.

La primera filtración que sufrió fue en la pieza de su hijo y luego vio su piso flotante totalmente mojado, por lo que tras diversas gestiones logró que la empresa le instalara cañerías de cobre, pero aún no se completa aquello al 100%. “Tuve que amenazar con demanda y con hacerlo público, ya no podía aguantar más vivir así, con maestros constantemente dentro de la casa”.

Lo que lamenta es que las casas nuevas se han desvalorizado con los problemas. “Son carísimas, no es fácil adquirir unas como éstas, en el banco porque hay que cumplir ciertos requisitos, los dividendos son altos. Me cambiaron cuatro veces el piso y me pusieron otro de peor calidad, el más barato del mercado siendo que yo pagué por uno de alto tráfico. Ni siquiera he firmado el documento de post venta porque no estoy a gusto con el piso que me colocaron”.

Santander comenta que tampoco hay acercamiento con la constructora, “el canal de comunicación es sólo por la página (web) y por teléfono y no los contestan, la gente llama y llama y no responden. Ha sido deficiente, engorroso y poco serio”.

 “Cuando uno compra una casa nueva jamás se imagina que va a tener este tipo de percances, ni siquiera en las casas con subsidio, que son mucho más económicas, se ve este tipo de problemas tan grandes como los que estamos sufriendo ahora”, concluye.

Normativa de viviendas

A través de su página web, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo detalla los principales conceptos de la Ley General de Urbanismo y Construcciones relacionados con la calidad de las viviendas y que rige para todas las construcciones del país.

Respecto al período de garantía de una vivienda, se precisa que desde que su vivienda cuenta con recepción final municipal, existen plazos para hacer efectivas las responsabilidades en caso de fallas o defectos que afecten a las edificaciones, “que pueden ser de 10 años (cuando afectan a la estructura), 5 años (cuando afectan a los elementos constructivos o de instalaciones) o 3 años (cuando afectan las terminaciones o de acabado). Todo conforme a la Ley Nº20.016 que introdujo modificaciones a la Ley General de Urbanismo y Construcciones”.

Sobre la responsabilidad por la calidad de una vivienda nueva, Minvu detalla que, “el propietario primer vendedor de una construcción será responsable por todos los daños y perjuicios que provengan de fallas o defectos en ella, sea durante su ejecución o después de terminada, sin perjuicio de su derecho a repetir en contra de quienes sean responsables de las fallas o defectos de construcción que hayan dado origen a los daños y perjuicios”.

En ese sentido,  ¿quién es responsable de los daños producidos por las fallas de construcción?, de acuerdo a Minvu, “los proyectistas serán responsables por los errores en que hayan incurrido, si de éstos se han derivado daños o perjuicios. Sin perjuicio de lo establecido en el Nº 3 del artículo 2003 del Código Civil, los constructores serán responsables por las fallas, errores o defectos en la construcción, incluyendo las obras ejecutadas por subcontratistas y el uso de materiales o insumos defectuosos, sin perjuicio de las acciones legales que puedan interponer a su vez en contra de los proveedores, fabricantes y subcontratistas”.

De esa forma, “las personas jurídicas serán solidariamente responsables con el profesional competente que actúe por ellas como proyectista o constructor respecto de los señalados daños y perjuicios”.

Gobernación del Limarí

La Gobernación del Limarí ha tomado conocimiento de la denuncia de los propietarios en la ciudad de Ovalle. “Estamos en contacto con los vecinos y organismo públicos monitoreando la situación. A pesar de ser un tema entre privados, la afectación de personas siempre será una preocupación para nosotros como gobierno y por lo tanto estamos comprometidos en realizar todas las gestiones que sean pertinentes para poder agilizar una solución”.

Fuente: elovallino.cl





Deja tu Comentario

Sitio web